El presidente cubano, Fidel Castro, instó a Estados Unidos a que expulse a un cubano que según el gobierno de la isla es el responsable del ataque a un avión cubano en 1976.

En el atentado murieron 73 personas. Dirigiéndose a miles de personas que celebraban el 1 de mayo en La Habana, el domingo, Castro acusó a Washington de dar refugio a Luis Posada Carriles.

Castro calificó de hipócrita a Estados Unidos en su guerra contra el terrorismo y exhortó a Washington a extradita al hombre que Cuba llama terrorista a Venezuela, donde es requerido por su conexión con el atentado.

Posada Carriles fue hallado culpable en Panamá, en 2000, de tratar de asesinar a Castro. Posteriormente fue indultado.

El abogado de Posada Carriles dijo que su cliente llegó a Estados Unidos procedente de México, en marzo, y que solicitó asilo.