La Agencia Espacial estadounidense NASA postergó el lanzamiento de su próximo transbordador por dos meses.

Los vuelos—suspendidos desde la tragedia del Columbia en febrero de 2003—debían reanudarse a mediados de mayo, pero ahora comenzarán a mediados de julio.

Este mes, durante una prueba en la plataforma de despegue, se formó hielo en el tanque principal de combustible del Discovery cuando fue llenado con oxígeno líquido y propulsantes de hidrógeno.

Los ingenieros, preocupados de que el hielo pudiera quebrarse durante el despegue, estarían tratando de instalar un pequeño calentador en la cima del tanque.

Investigadores del desastre del Columbia determinaron que una pieza de material aislante de un tanque exterior se desprendió durante el lanzamiento, dañando un ala de la nave, que al reingresar, hizo que el transbordador se desintegrara.