Una organización católica con base en Estados Unidos informó que las autoridades en China han detenido a siete sacerdotes católicos por asistir a un retiro no autorizado.

La Fundación Cardenal Kung anunció que los sacerdotes fueron detenidos el miércoles en la norteña ciudad de Jinzhou. Los siete asistían a un retiro dirigido por el obispo Jia Zhiguo.

La Fundación indicó también que el Obispo Jia fue liberado de vigilancia continua durante el período que transcurrió entre la muerte del papa Juan Pablo Segundo y la elección de Benedicto XVI.

Los grupos religiosos dijeron que el obispo ha sido detenido en numerosas ocasiones por rechazar unirse a la estatal Asociación Patriotica Católica, que reconoce la autoridad del gobierno comunista en Beijing en vez de la del Papa en Roma.

Se cree que millones de católicos chinos mantienen la intención de pertenecer a la Iglesia clandestina que reconoce al Papa como la autoridad definitiva.