Un nuevo informe dice que al-Qaeda sigue siendo la principal amenaza terrorista para Estados Unidos, pero que el grupo no posee el liderazgo o la cantidad de miembros que en algún momento tuvo.

La evaluación es parte del informe anual del Departamento de Estado sobre el terrorismo en el mundo, dado a conocer el miércoles.

El documento dice que al-Qaeda ha sido debilitado debido a arrestos y a acción militar llevada a cabo por Estados Unidos y sus asociados en la guerra contra el terrorismo, que incluyen a Gran Bretaña, Paquistán, Arabia Saudita y Filipinas.

El documento destaca que muchos importantes líderes de al-Qaeda siguen prófugos y que el grupo está diseminando su ideología a grupos más pequeños en todo el mundo.

A diferencia de informes previos, el texto no da cuenta acerca de cuántos ataques terroristas significativos ocurrieron en el mundo el año pasado.

Funcionarios del Departamento de Estado dicen que las cifras fueron retiradas del informe debido a problemas con la metodología que determina qué es lo que se considera un ataque terrorista.

Críticos dicen que las cifras, si se dieran a conocer, podrían socavar la declaración de la Administración Bush de que los aliados liderados por Estados Unidos están ganando la guerra contra el terrorismo.