El gobierno del estado de Victoria, en Australia, aprobó planes para desarrollar un nuevo cementerio en que los muertos serán enterrados verticalmente para ahorrar espacio y preservar el medio ambiente.

Las autoridades aprobaron el proyecto de la empresa australiana Palacom para comenzar a construir un cementerio en Darlington, 180 kilómetros al oeste de Melbourne.

Funcionarios de la empresa señalaron que los cadáveres, sellados en bolsas plásticas, serán sepultados verticalmente en fosas de tres metros de profundidad. Los entierros podrían costar unos mil dólares.

Estaría permitido a animales pastar en el recinto una vez que la tierra se estabilice. Funcionarios de la firma señalaron que es poco probable que el nuevo cementerio se haga más popular que los cementerios tradicionales.

Sin embargo, agregaron que el campo será más beneficioso para el medio ambiente que el espacio requerido para las sepulturas tradicionales y el alto volumen de gas que necesitan los crematorios.