El número de estadounidenses que solicitaron compensación por desempleo se elevó en 21 mil la semana pasada.

El informe entregado hoy por el Departamento del Trabajo mostró que un total de 320 mil personas recién despedidas presentaron las peticiones.

La cifra corresponde a lo previsto por economistas e inversores. Algunos analistas señalaron que el informe es una señal de mejoría en el mercado laboral.