Un nuevo informe indica que la economía estadounidense creció a la tasa más lenta de los últimos dos años a comienzos de 2005.

El informe entregado por el Departamento de Comercio indica que el crecimiento del primer trimestre cayó abruptamente de ritmo a una tasa de 3,1%.

La cifra es menor al 3,8% registrado a fines del año pasado.

Los analistas atribuyen la desaceleración económica a los altos precios del petróleo que reducen el dinero disponible para los gastos de consumo y la inversión empresarial.

La economía estadounidense es la más grande del mundo, de manera que una baja en su ritmo de expansión implica que será más difícil para otras naciones vender sus exportaciones en este mercado.

El informe se encuentra entre los factores que las autoridades de la Reserva Federal tomarán en cuenta la semana próxima cuando aborden la posibilidad de elevar las tasas de interés.