El presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, fue apedreado este martes cerca del palacio presidencial en Managua, en medio de protestas por el alto costo del transporte público. Bolaños resultó ileso.

Sin embargo, según testigos, el hijo del presidente, también llamado Enrique, de 55 años de edad, fue golpeado por una piedra y llevado a un hospital. Se desconoce la gravedad de sus heridas.

Bolaños fue apedreado cuando apareció cerca del palacio para dirigirse a miles de manifestantes que exigían su renuncia.

Grupos de estudiantes en Nicaragua han estado protestando por más de una semana un aumento de 3 centavos en las tarifas de transporte de autobuses públicos.

El aumento ha sido atribuido al aumento del precio de la gasolina a nivel internacional.