Se realizan las audiencias preliminares acerca del caso de un infante de Marina estadounidenses acusado de ejecutar a dos iraquíes.

El juicio militar que tiene lugar en Camp Lejeune, Carolina del Norte, determinará si hay suficiente evidencia para someter al sub-teniente Ilario Pantano a corte marcial para que enfrente cargos de asesinato.

Si es condenado, él podría enfrentar la pena de muerte.

El incidente ocurrió en abril del año pasado, cuando al pelotón de Pantano se le ordenó inspeccionar una casa.

En el lugar, los infantes de marina detuvieron a dos iraquíes cuando trataban de escapar en un auto.

Los fiscales dicen que el subteniente Pantano ordenó a sus compañeros que le quitaran las esposas a los prisioneros y los pusieran de espalda, antes de disparar contra ellos.

La defensa sostiene que los iraquíes se voltearon hacia él, y que Pantano disparó para defenderse.