Las autoridades chinas arrestaron a 42 personas en Shanghai por participar en protestas anti japonesas.

Las manifestaciones de este mes comenzaron después que Tokio aprobó un texto de historia que, según los críticos, prácticamente ignora las violentas actividades de Japón en tiempos de guerra en China y otras partes de Asia.

Los manifestantes rompieron ventanas en el Consulado japonés y en varios negocios de propiedad japonesa. De los 42 detenidos, 16 fueron formalmente acusados de dañar propiedades.

Los medios estatales han identificado a muchos de quienes se sospechan participaron en las manifestaciones, incluso un profesor universitario de Educación Física, quien aparece ofreciendo disculpas por haber defraudado a la universidad y a sus estudiantes.

Las autoridades chinas han tomado medidas para impedir más manifestaciones anti japonesas.

Varios sitios de Internet que convocaban a protestas durante las celebraciones del Dia del Trabajo, el primero de mayo en China, fueron cerrados.