Una ex-rehén italiana en Iraq, reaccionó enojada ante el informe oficial estadounidense que dice que los soldados no tienen ninguna responsabilidad por haber hecho los disparos que le hirieron y que causaron la muerte a un agente de inteligencia italiano el mes pasado.

La periodista Giuliana Sgrena dijo este martes que el informe era “una bofetada en la cara”.

Autoridades estadounidenses dijeron que una investigación oficial a nivel militar concluyó que los soldados estadounidenses siguieron las reglas que eran de rigor en el incidente.

Los acontecimientos ocurrieron el pasado 4 de marzo cuando tropas estadounidenses en un punto de control en Bagdad, abrieron fuego contra el automóvil que transportaba a a Sgrena quien había sido liberada por sus captores.

El agente italiano Nicola Calipari murió a causa de los disparos cuando protegía a Sgrena.

Autoridades estadounidenses dijeron que el auto se aproximaba al punto de control a alta velocidad, ignorando las alertas estadounidenses de reducir la velocidad.

Mientras tanto, las autoridades italianas han manifestado su desacuerdo sobre como ocurrieron los hechos.