La población penal de Estados Unidos -la más grande del mundo- volvió a crecer el año pasado.

Un informe del gobierno emitido por el Departamento de Justicia, indica que ahora hay más de dos millones cien mil reclusos en las prisiones de Estados Unidos, un aumento de 2,3% entre los años 2003 y 2004.

El crimen en Estados Unidos ha declinado abruptamente durante los últimos 10 años, pero la tasa de encarcelamientos continúa elevándose, en parte debido a que el número de estadounidenses liberados de prisión cada año es menor que la cifra de quienes comienzan a cumplir sentencia.