El presidente de Bolivia, Carlos Mesa, se negó a aceptar la renuncia de su canciller, censurado por legisladores debido a los comentarios que hizo en relación a una disputa de recursos hídricos con el vecino Chile.

Mesa no aceptó la renuncia del Ministro de Relaciones Exteriores, Juan Ignacio Siles, y envió una carta en la que expresa confianza y apoyo en su trabajo.

El problema comenzó el pasado miércoles después que Siles dijera, según fue citado, que empresarios bolivianos podrían enfrentar un ataque militar de Chile si Bolivia bloquea el río Silala.

Chile considera al Silala como un río internacional, pero Bolivia mantiene que la vía acuática le pertenece.

En 1879, junto a la guerra con Chile, Bolivia perdió su salida al mar. Las dos naciones no mantienen relaciones diplomáticas.