Informes procedentes de Iraq indican que desacuerdos de última hora amenazan los planes de hoy de anunciar un nuevo gabinete, casi tres meses después de las elecciones.

Las facciones kurdas, chiítas y sunitas han estado involucradas en negociaciones sobre la formación del gobierno.

Mientras tanto, la explosión de una bomba alcanzó a un convoy que transportaba a contratistas extranjeros en la vía hacia el Aeropuerto de Bagdad, causando la muerte a por lo menos dos personas e hiriendo a varias otras.

Las nacionalidades de las víctimas aún se desconocen.

En una declaración publicada en Internet, Al-Qaeda se atribuyó la responsabilidad del ataque, señalando que trató de asesinar al Primer Ministro interio Iyad Allawi, quien escapó ileso, pero un policía resultó muerto cuando un terrorista suicida hizo explotar su vehículo cerca de la caravana del Primer Ministro este miércoles en Bagdad.