Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal, banco central de Estados Unidos, advirtió nuevamente que los enormes déficit presupuestarios de este país amenazan la salud de largo plazo de la economía.

Greenspan dijo hoy ante una comisión del Senado que los persistentes déficits podrían causar “un estancamiento o algo peor en la economía”.

El gobierno debe pedir dinero prestado para pagar los déficit fiscales y según los expertos eso deja una porción de dinero menor disponible para las empresas y las familias.

Entonces, los consumidores y las empresas deben pagar un interés más alto, al competir por la escasa liquidez.

Los mayores costos de los créditos hacen que la gente esté menos dispuesta a gastar y eso hace más lento el crecimiento económico.

Greenpan señaló que en pocos años más se concretará un número excepcionalmente alto de jubilaciones, sumadas a los crecientes costos de salud, una situación que empeorará el problema de los déficits.

La autoridad monetaria instó al Congreso a controlar los gastos.