El Primer Ministro israelí Ariel Sharon expresó preocupación de que misiles anti aéreos vendidos a Siria puedan caer en manos de grupos terroristas.

Sin embargo, en una entrevista con la radio israelí este jueves, Sharon admitió que su país no puede intervenir en la venta de armas de Rusia a otros países.

Rusia ha asegurado a Israel que los misiles en cuestión son defensivos y montados en vehículos y que no pueden ser convertidos en modelos para ser disparados desde el hombro.

El Presidente ruso Vladimir Putin dijo este miércoles a la televisión israelí que los misiles SA18 en Siria, y citamos textualmente, “por supuesto que dificultarían los vuelos sobre la residencia del presidente sirio”.

Hace dos años, aviones israelíes volaron sobre el palacio del presidente Hafez Al Assad en Damasco, aparentemente para advertirle que debe controlar a los grupos terroristas basados en Siria.

Putin visitará Israel y los territorios palestinos la próxima semana.