Los cuerpos de 19 iraquíes fueron encontrados en un estadio de fútbol, unos 200 kilómetros la capital.

Un reportero de la agencia de noticias Associated Press, en la población de Haditha, dijo que vio los cuerpos apoyados contra una pared.

Según dijo, todos parecían haber sido baleados.

Los informes citan a residentes, quienes dijeron haber oído disparos de armas de fuego, y creen que los hombres, que vestían ropas civiles, eran soldados iraquíes de licencia, en camino a sus hogares.

No hubo confirmación de las autoridades iraquíes o estadounidenses.