Personal militar estadounidense llegó a Rusia para realizar un ejercicio conjunto de defensa de misiles con fuerzas rusas.

Setenta y cinco soldados de Estados Unidos participarán en las maniobras, una misión que funcionarios rusos dicen es un elemento fundamental de cooperación militar entre las dos naciones.

El gobierno ruso informa que el objetivo del ejercicio es crear un sistema de defensa de misiles en Europa que sea capaz de proteger importantes instalaciones de un posible ataque misilístico.

La próxima maniobra de este tipo deberá tener lugar en Estados Unidos en 2006.