Tokio y Beijing se responsabilizan mutuamente de las protestas anti-japonesas que han estado ocurriendo en varias ciudades chinas, y ambas partes exigen una disculpa.

El Secretario de Gobierno japonés Hiroyuki Hosoda dijo que China nunca debió haber permitido que las manifestaciones y los hechos de violencia tuvieran lugar.

Añadió que es “muy lamentable” que no se haya ofrecido una disculpa en Beijing, este domingo, durante una reunión entre los cancilleres de sus respectivos países.

Este lunes en Beijing, el vice canciller chino Wu Dawei indicó que las relaciones diplomáticas entre ambos están en su punto más bajo en 30 años y que la culpa la tiene Tokio.

Si alguien debe disculparse, agregó el diplomático chino, debe ser Japón.

China asegura que no tiene por qué ofrecer disculpas y que Japón creó el actual problema al aprobar un texto de historia que minimiza la participación de Japón en las atrocidades cometidas en suelo chino hace más de 60 años, antes y durante la Segunda Guerra Mundial.