Un funcionario comercial estadounidense instó a los legisladores a que aprueben el propuesto Acuerdo Comercial de Centroamérica y Estados Unidos, CAFTA, por sus siglas en inglés.

Bajo el convenio, serían rebajados los aranceles a los productos comercializados entre Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Estados Unidos.

Al testificar ante la Comisión de Finanzas del Senado, el miércoles, el representante comercial interino de Estados Unidos, Peter Allgeier, dijo que la mayoría de los bienes de los seis países ingresan ahora a Estados Unidos exentos de impuestos, mientras que a muchos productos estadounidenses se les aplica aranceles.

El funcionario dijo que bajo CAFTA, el 80 por ciento de esos bienes serían liberados inmediatamente.

Algunos senadores han expresado preocupación respecto a que el CAFTA podría causar la pérdida de empleos en Estados Unidos y exponer los mercados estadounidenses a importaciones agrícolas más baratas.