Autoridades financieras de todo el mundo se reúnen aquí en Washington para sostener conversaciones acerca de cómo impulsar un alivio a la deuda de las naciones pobres, hacer frente a los crecientes precios del petróleo, y otros temas.

Los funcionarios proceden de 184 naciones que son miembros del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional.

Las naciones industrializadas más ricas del mundo, el grupo de las llamadas G-7, también sostendrán discusiones.

Informes indican que las reuniones de esta semana es posible que no arrojen ningún acuerdo sobre el alivio de la deuda.

Los funcionarios también buscarán las formas de ayudar a que las economías tambaleantes de Europa y Japón se pongan al día con el crecimiento en Estados Unidos y China.

Expertos indican que un crecimiento desequilibrado contribuye a los déficits comerciales y otros problemas.

Reuniones previas del FMI han atraído a miles de manifestantes, pero la policía dice que espera que esta reunión atraiga a un menor grupo de críticos.