Los altos precios del petróleo están jugando una mala pasada a la mayor economía del mundo.

Este miércoles, el Departamento de Comercio de Estados Unidos informó que las ventas minoristas crecieron un reducido 0,3% en marzo.

Los analistas dicen que los altos costos de los combustibles están restando dinero que los consumidores podrían destinar a la compra de vestimenta, muebles o artículos electrónicos.

Los economistas dicen que sacando las ventas de automóviles que en general oscilan mes a mes, el resto de las ventas al por menor aumentaron apenas un 0,1%, la menor ganancia desde abril del año pasado.

Asimismo los expertos indican que las ventas minoristas son un indicio de la salud económica de la nación debido a que el consumo representa más de dos tercios de la efectividad económica total de Estados Unidos.