El presidente Bush pidió al primer ministro israelí Ariel Sharon que no amplíe los asentamientos judíos en Cisjordania y que cumpla con sus compromisos con el mapa de ruta para la paz que cuenta con aprobación internacional.

Al hablar tras las conversaciones con el líder israelí en su hacienda de Texas el lunes, Bush también elogió la “valiente iniciativa” del gobernante israelí de retirar a todos los colonos judíos de la Franja de Gaza.

El gobierno de Bush ha objetado un plan israelí de agregar más de tres mil 500 nuevas viviendas a su mayor asentamiento en Cisjordania, el que podría estar en violación de las disposiciones del mapa de ruta.

Por su parte, Sharon prometió cumplir con todas las obligaciones consideradas en el mapa de ruta, pero insistió en que el plan sólo puede avanzar si los palestinos desmantelan lo que él denominó como su “infraestructura terrorista”.