India y Paquistán reanudaron un servicio de autobús a través de la dividida Cachemira después de casi 60 años en una medida interpretada como una parte clave del contínuo proceso de paz entre los rivales nucleares.

El Primer Ministro indio Manmohan Singh dijo textualmente “la caravana de la paz ha comenzado”, al despedir a dos autobuses que partieron desde la capital veraniega de la Cachemira india, Srinagar, con destino a Muzaffarabad, la capital de la Cachemira paquistaní.

Poco después, otro autobús partió de Muzaffarabad lleno de pasajeros rumbo al lado indio.