El príncipe Rainiero de Monaco murió este miércoles a los 81 años de edad, después de reinar por más de medio siglo.

El monarca, quien en los últimos años había sufrido una serie de problemas de salud, fue hospitalizado a fines de marzo por una infección pulmonar.

Rainiero ascendió al trono de la ciudad-estado del Mediterráneo en mayo de 1949.

Con el paso de los años, Rainiero transformó al pequeño principado de poco más de 2 kilómetros cuadrados de área total de un pequeño y anónimo pueblo en la Riviera francesa, en un importante poder financiero.