El vocero del Vaticano, Joaquín Navarro Valls, dijo que la apertura y lectura del testamento espiritual de Juan Pablo Segundo no ha permitido conocer el nombre del Cardenal que fue investido en el año 2003, pero cuya identidad nunca fue dada a conocer.

El vocero Navarro Valls dijo que los cardenales de la Iglesia católica leyeron el documento este miércoles, pero que el mismo no revela la identidad del cardenal secreto, y de hecho, no permitirá que el mismo sea cardenal.

Cuando varios cardenales fueron ordenados en el año 2003, el Papa anunció que había elegido un cardenal cuyo nombre él mantendría “in pectore”, lo cual quiere decir “en su corazón”, o en secreto.

La Iglesia algunas veces decide mantener los nombres de los cardenales en secreto para proteger a los clérigos quieren podrían estar en riesgo por practicar dicha religión, esta fue una práctica que comenzó a aplicarse cuando varios países tenían gobiernos comunistas, durante la Guerra Fría.