Autoridades brasileñas arrestaron a dos policías en conexión con la masacre de 30 personas, ocurrida la semana pasada en las afueras de Río de Janeiro.

Ambos oficiales, Fabiano Lópes y José Felipe fueron arrestados el sábado en base a descripciones proporcionadas por testigos de los asesinatos.

Estos últimos ocurrieron el jueves pasado en dos suburbios de la región Baixada Fluminense, al norte de Río de Janeiro, conocido por su alta tasa de delincuencia.

Numerosos hombres armados en dos automóviles abrieron fuego contra hombres, mujeres y niños.

Se prevé que entre 400 y 600 oficiales de seguridad lleguen a Río esta semana para dar resguardo a la región.