El presidente de la Suprema Corte de Ecuador anuló los cargos de corrupción en contra de los ex-presidentes Abdalá Bucaram y Gustavo Noboa, lo que prepara el camino para que los ex-mandatarios regresen del exilio.

El magistrado Guillermo Castro, quien se dice es amigo personal de Bucaram, dictaminó la anulación de todos los cargos en contra de los ex-jefes de Estado, así como las acusaciones de corrupción en contra del ex-vicepresidente Alberto Dahik.

Varios jueces han pedido que Castro sea removido del cargo, a raíz de sus decisiones.

Bucaram dejó el cargo en febrero de 1997, tras solo seis meses en la presidencia.

El Congreso de Ecuador lo destituyó por incompetencia mental debido al mal uso de fondos públicos.

Bucaram planea salir de su exilio en Panamá y regresar a Ecuador en los próximos días.