En Polonia, tierra natal del papa Juan Pablo II, el público concurre a las Iglesias a rezar por su compatriota y héroe nacional, mientras el Pontífice en el Vaticano sigue luchando por su vida.

En Polonia, el 95 por ciento de la población es católica y este viernes la gente en ciudades y villas de todo el país acuden masivamente a las iglesias y capillas para orar por el santo padre.

Karol Wojtyla, quien adoptó el nombre de Juan Pablo II al ser elegido Papa, nació en mayo de 1920, y es el motivo de la vigilia que se realiza en la capilla de Nuestra Señora de Fátima, en las montañas Tatra en el sur de Polonia, un santuario construido como agradecimiento después de que el Pontífice sobreviviera a un intento de asesinato en 1981.

Las iglesias católicas en Belén, en la ciudad vieja de Jerusalén, en Jordania y en otras parte de la Tierra Santa, también preparan oraciones especiales por el Papa.

Los cristianos en numerosos países asiáticos también asisten a servicios religiosos, especialmente en Filipinas donde el 80% de los habitantes son católicos.

El arzobispo de París anunció que realizará una Misa especial por el santo padre este viernes en la Catedral de Notre Dame.