Los empleadores estadounidenses contrataron a menos empleados de lo previsto en marzo. Se trata del menor aumento en ocho meses.

El informe del Departamento del Trabajo indica que la economía de Estados Unidos creó 110 mil nuevas plazas de trabajo, sólo la mitad de lo estimado por economistas.

Las cifras laborales se basan en una encuesta de cientos de miles de empleadores en todo el país.

Un sondeo separado de decenas de miles de hogares muestra que la tasa de desempleo de Estados Unidos cayó levemente a 5,2%.

Algunos analistas sostiene que los mayores precios del petróleo han absorbido fondos que los empleadores hubiesen usado para contratar nuevos trabajadores.

La baja en el número de contrataciones socava los gastos de consumo que impulsan gran parte de la economía estadounidense.