Rescatistas internacionales detuvieron sus labores por encontrar sobrevivientes del terremoto de la isla indonesia de Nias.

Las autoridades señalaron que se concentrarán en restaurar los servicios básicos y en encontrar refugio para las miles de personas afectadas por el terremoto de 8,7 que el lunes sacudió a la región.

Siguen escaseando el agua potable y los alimentos en partes de la isla sacudida por el sismo y los socorristas han indicado que el mal tiempo y los temblores secundarios han dificultado aún más sus labores.

El presidente de Indonesia Susilo Bambang Yudhoyono visitó Nias el jueves, prometiendo ayuda del gobierno.

Naciones Unidas afirma que hasta el momento se ha confirmado la muerte de 600 personas y las autoridades creen que el saldo de víctimas fatales podría pasar de mil.