El Vaticano informó que el papa Juan Pablo II está recibiendo alimentación a través de una sonda nasal, en un esfuerzo para aumentar su nivel de ingestión calórica y ayudar a su “lenta y progresiva” recuperación de la intervención de garganta.

El comunicado fue emitido este miércoles, poco después que el Pontífice de 84 años apareciera en su ventana frente a la Plaza San Pedro, para bendecir a los creyentes.

El Santo Padre fue saludado con vítores y aplausos, cuando levantó la mano para bendecir a la multitud, pero no pudo hablar, cuando un asistente le acercó un micrófono.

La declaración del Vaticano fue el primer informe médico oficial sobre el Papa desde el 10 de marzo, tres días antes de que fuera dado de alta del hospital, tras ser sometido a una traqueotomía.