Irán ofreció a los medios de comunicación una poco común oportunidad de conocer la planta nuclear que Estados Unidos y Europa quieren sea clausurada de manera permanente.

Unos 50 reporteros acompañaron al presidente Mohammad Khatami hoy miércoles en una visita al recinto de enriquecimiento de uranio Natanz, al sur de Teherán.

Los profesionales tuvieron acceso a una vasta área subterránea que según las autoridades iraníes fue diseñada para instalar miles de centrífugas de enriquecimiento.

Afuera, decenas de armas antiaéreas resguardan la instalación. Los funcionarios dijeron que las actividades de enriquecimiento en el recinto, vigilado regularmente por el Organismo Internacional de Energía Atómica, fueron suspendidas.

Estados Unidos y Europa quieren que Irán suspenda permanentemente sus actividades de enriquecimiento de uranio, que en una de sus formas puede ser usado como combustible de armas nucleares.

Sin embargo, Irán sostiene que la única razón por la que busca desarrollar dicha tecnología es para producir electricidad.