El Banco Mundial aprobó una donación para ayudar a implementar un programa para controlar e impedir la diseminación del VIH-SIDA en los seis países centroamericanos.

El organismo crediticio indicó que la donación de 8 millones de dólares se destinará a la lucha contra el flagelo en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.

Jane Armitage, funcionaria de la entidad financiera, expresó que el VIH-SIDA es una creciente preocupación de salud en Centroamérica.

El programa centroamericano promoverá el acceso a pruebas de VIH, consejería y tratamiento, además de un sistema de vigilancia regional del VIH-SIDA. También promoverá la compra al mayor de medicinas anti-retrovirales y otros suministros médicos.

La donación proviene de la Asociación de Desarrollo Internacional, afiliada del Banco Mundial, que proporciona ayuda a las 81 naciones más pobres del mundo.