Los residentes de la isla de Nias en el norte de Indonesia llevan a cabo una desesperada búsqueda de más supervivientes entre los escombros dejados tras el terremoto de magnitud 8,7 ocurrido el lunes.

Residentes locales y trabajadores de rescate usan palas, palancas y las manos para abrirse paso entre los escombros.

Hay una escasez de alimentos, agua y otros suministros en Nias.

La ayuda de emergencia ha estado llegando, pero daños en el aeropuerto de la isla han hecho imposible que aviones de gran tamaño puedan llevar suministros. Hay informes de saqueos en la isla.

Australia, Japón y Singapur enviaron aviones militares a Nias este miércoles con suministros de emergencia, equipos y personal.

Las autoridades calculan que la cifra de muertos a raíz del terremoto podría llegar a mil. También hay informes no confirmados de que unas 300 personas murieron en la remota isla de Banyak.