La Asamblea Nacional iraquí se reunió por segunda vez, desde que fuera electa en enero.

Sin embargo, la sesión concluyó en caos, cuando los legisladores no lograron ponerse de acuerdo respecto al presidente del cuerpo.

El encuentro se inició con un retraso de tres horas, con el anuncio del presidente respecto a que los diputados musulmanes sunitas habían fracasado en su intento por nominar a un presidente dentro de sus filas.

Luego declaró por concluida la sesión y dijo que no se realizaría una votación antes del domingo.

Varios miembros de la Asamblea, compuesta por 275 legisladores, exigieron una inmediata explicación. Uno de ellos preguntó qué le dirían a los electores.

El primer ministro interino saliente, Iyad Allawi, se retiró del encuentro en un acto de frustración.

Entretanto, en la norteña ciudad de Kirkuk, una explosión con coche bomba causó la muerte de una persona y dejó heridas a por lo menos otra decena.

En otros hechos, se informó del secuestro de tres periodistas rumanos.