Aviones con sumnistros de socorro llegaron a la pequeña isla nororiental de Nias, en Indonesia, donde las autoridades temen que un fuerte terremoto haya ocasionado la muerte de más de mil personas.

El sismo ocurrió unos 200 kilómetros al sureste de donde un poderoso terremeto, en diciembre pasado, causó un tsunami cuyo saldo fue de casi 300 mil muertos.

El movimiento telúrico, con intensidad de 8,7 en la escala de Richter, causó pánico en muchas áreas costeras del Océano Índico, pero los temores de un maremoto disminuyeron cuando no se observaron gigantescas olas.

Estados Unidos y varios países de la región han prometido apoyo a las nuevas víctimas.