Airados colonos judíos que pronto serán expulsados de sus casas en la Franja de Gaza dicen que llevarán su lucha a las calles, advirtiendo de masivas protestas y posible violencia.

Los colonos perdieron su batalla política este lunes cuando el Parlamento de Israel rechazó una propuesta de llevar a cabo un plebiscito sobre el plan de retirada del Primer Ministro Ariel Sharon.

Algunos dirigentes de los colonos dijeron que tratarán de abstenerse de llevar a cabo actos de violencia, pero que la situación podría llegar a descontrolarse.

Ellos prometieron movilizar decenas de miles de manifestantes para interrumpir la retirada.

Los colonos tienen hasta la última semana de julio para aceptar compensación y abandonar el área voluntariamente. Si no lo hacen, serán expulsados.