La secretaria de Estado Condoleezza Rice dijo que las relaciones de Estados Unidos con otros países dependerán en última instancia de sus compromisos con los derechos humanos.

Rice dijo que la creencia de Estados Unidos en la dignidad humana y los derechos humanos guiará su política.

Sus comentarios siguieron a la presentación el lunes de un informe del Departamento de Estado sobre las gestiones de Estados Unidos para mejorar los derechos humanos en todo el mundo.

El presidente Bush ha centrado más atención en la promoción de la democracia durante su segunda administración.

Amnistía Internacional dijo que aunque elogia los logros de derechos humanos de Estados Unidos en el mundo, el gobierno de Washington ha perdido cierta autoridad moral al continuar manteniendo en detención sin juicio a centenares de detenidos en la Bahía de Guantánamo.

El informe del Departamento de Estado es ordenado por el Congreso. El documento informa sobre las gestiones estadounidenses para promover la democracia en 98 países y territorios.

Entre otras cosas, promete mantener presión sobre China y Rusia para que mejoren su historial de derechos humanos.