El sacerdote que visitó a Terri Schiavo el domingo en Florida dijo que la mujer que tiene serio daño cerebral está cerca de la muerte.

Monseñor Thaddeus Malanowski habló con los periodistas después de dar la extramunción de su fe católica a Schiavo.

Terri Schiavo ha ingresado en el décimo día sin alimentación ni agua desde que un juez federal de Florida autorizara a remover la sonda de alimentación.

Sus padres han decidido abandonar la batalla ante las cortes federales para que la sonda de alimentación vuelva a ser instalada, pero aún mantienen pendiente una apelación ante una corte de nivel estatal.

Ellos hicieron una apelación pública solicitando al gobernador de Florida, Jeb Bush, que interviniera.

El gobernador dijo a la cadena de televisión CNN que él no violaría la orden de la Corte. Schiavo permanece en lo que los médicos han definido como estado vegetativo desde hace 15 años.

Las cortes repetidamente han fallado a favor del esposo de la mujer, Michael, quien sostiene que su esposa le dijo que no quería que la mantuvieran viva en forma artificial.