La Corte Suprema de Estados Unidos escuchará hoy los argumentos de un caso que podría decidir si varios estados de la nación pueden ejecutar a 51 mexicanos sentenciados a la pena capital, quienes sostienen que se les negaron sus derechos esenciales.

El tribunal superior escuchará el caso de José Medellín, uno de los cinco miembros de una pandilla sentenciados por la violación y asesinato de dos niñas tejanas en 1993.

Medellín es uno de los 51 mexicanos condenados a muerte por tribunales estatales estadounidenses. Ellos sostienen que sus consulados no les suministraron asistencia legal adecuada.

La Corte Internacional de Justicia y el tribunal de La Haya resolvieron el año pasado que las condenas violan el derecho internacional que garantiza la ayuda consular.

El presidente Bush ordenó recientemente a los estados cumplir con la resolución de la Corte Internacional de Justicia y efectuar audiencias para los mexicanos condenados.