El principal líder de oposición en el Líbano, Walid Jumblatt, expresó que no tiene planes de presionar por el desarme del grupo extremista Hezbollah.

Jumblatt, líder de la comunidad druza del Líbano, dijo que Hezbollah debe mantener sus armas hasta que Israel se retire de la disputada zona de las granjas de Sheeba. Estados Unidos considera a Hezbollah una organización terrorista y sostiene que debe deponer las armas.

El líder druzo se reunió este domingo con el jefe del Hezbollah, jeque Hassan Nasrallah.

Jumblatt también acusó a las fuerzas libanesas de seguridad, apoyadas por Siria, de tratar de desestabilizar el país al llevar a cabo una serie de ataques con bomba.