Un grupo defensor de los derechos humanos dio a conocer que cambios en el Código Penal de Venezuela que endurecen las penas para los que ofendan al presidente Hugo Chávez podrían reprimir las críticas de la prensa a las autoridades gubernamentales.

El funcionario de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, dijo textualmente que “Venezuela se burló de los principios de los derechos humanos internacionales que protegen la libertad de expresión”.

El grupo con sede en Estados Unidos indicó que el endurecimiento del Código Penal ocurre en momentos en que otros países en Latinoamérica derogan leyes como esas.

El gobierno venezolano niega que las leyes restringen la libertad de expresión.

El grupo defensor de los medios de comunicación “Reporteros sin Fronteras” también censuró las nuevas medidas de Venezuela.