Un informe de las Naciones Unidas sobre el asesinato el mes pasado del ex primer ministro libanés Rafik Hariri acusa a Siria de crear condiciones para su muerte, sin culpar directamente a Damasco por el asesinato.

El informe dado a conocer el jueves, que contiene un duro lenguaje, concluye que Siria tiene responsabilidad por la falta de seguridad en el Líbano.

También cita testimonios de varias personas cercanas a Hariri quienes dicen que el presidente sirio Bashar al-Assad lo amenazó con causarle daño físico si continuaba alejándose de Damasco.

El informe de la ONU pide una nueva investigación del asesinato, indicando que la investigación libanesa tenía serias fallas.