El Parlamento de la república centro asiática de Kirguistán ha nombrado al líder de la oposición, Kurmanbek Bakiyev, como jefe de Estado interino, un día después de caóticas protestas pusieran fin al gobierno.

Bakiyev, de 55 años, es un ex primer ministro y uno de los líderes de la fraccionada oposición del país.

Rusia ha sido el primer país en expresar su apoyo, pero el depuesto presiente Askar Akayev emitió una declaración desde algún lugar dentro del país indicando que no ha renunciado.

Akayev huyó el jueves después que manifestantes de la oposición atacaron la sede del gobierno y la sede presidencial.