Los cristianos en todo el mundo observan el Viernes Santo para conmemorar la crucifixión de Jesús hace unos dos mil años.

Las actividades de Semana Santa del Papa Juan Pablo II, líder de mil millones de católicos, han sido limitadas este año, dado que se está recuperando de una traqueotomía a la que fue sometido el mes pasado.

El Vaticano dijo que el Papa está lúcido pero que sigue débil después de la operación.

El sumo pontífice no estará al frente de las ceremonias de hoy.

El presidente Bush, un devoto cristiano protestante, emitió hoy su saludo de Semana Santa en el que dice que las enseñanzas de Jesús “continúan consolando y fortaleciendo a los cristianos en todo el mundo”.

Los cristianos ortodoxos conmemoran la ocasión el mes próximo.