Los automóviles nuevos en Estados Unidos incluyen generalmente un dispositivo electrónico que hace las veces de policía.

Muchos vehículos poseen un dispositivo conocido como Grabador de Información, aunque pocos conductores saben que el grabador está presente en el automóvil. La mayoría de los vehículos nuevos cuenta con el dispositivo.

El grabador es similar a la “caja negra” que se usa en los aviones para investigar los accidentes.

El dispositivo presente en los autos graba actividades del conductor tales como la velocidad y si los cinturones de seguridad están siendo utilizados.

Entre los promotores del sistema se incluye la agencia del gobierno de Estados Unidos para la seguridad en las carreteras, entidad que sostiene que el dispositivo ayuda a los fabricantes y aseguradores a determinar lo ocurrido en los accidentes.

No obstante los defensores de la privacidad de las personas señalan que el grabador podría ser utilizado en investigaciones policiales y procedimientos legales.

Numerosos estados consideran establecer leyes que limiten la forma en que los Grabadores de Información pueden ser utilizados.