Una gigantesca explosión sacudió una refinería de British Petroleum en el sureste de Texas.

Se cree que perecieron 14 personas y más de cien resultaron heridas.

El gerente de la refinería, Don Parus, dijo este jueves que, luego de 18 horas de labores de búsqueda, se logró ubicar a los trabajadores que continuaban desparecidos.

Según testigos, la explosión se sintió a varios kilómetros de distancia y que una lluvia de cenizas cubrió Texas City, ciudad próxima a la refinería.

La explosión produjo un denso humo negro e intensas llamaradas que destruyeron ventanas en la comunidad.

El calor de la explosión hizo que estallaran varios vehículos que se encontraban en el lugar de la tragedia.

La refinería procesa 460 mil barriles diarios de crudo, el 3% del suministro de combustible del país.

Las autoridades no saben que causó la explosión, pero no se sospecha que haya sido un acto terrorista.