El secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, propuso normas más estrictas a las operaciones de pacificación, tras informes de abuso sexual por parte de los soldados en el Congo.

En un informe emitido este jueves, Annan pidió la creación de un equipo para investigar acusaciones de abuso sexual en las misiones de la ONU en todo el mundo.

Annan indicó que los funcionarios acusados de abuso sexual deben ser enjuiciados en cortes marciales en sus misiones, o enviados a sus países para ser enjuiciados en cortes nacionales.

Los encontrados culpables serían destituidos y multados, y el dinero iría a un nuevo fondo para ayudar a las víctimas de abuso sexual.

El nuevo informe fue esbozado por el embajador de Jordania, príncipe Zeid al Hussein, quien dijo que los presuntos abusadores son simplemente enviados a sus países, donde no enfrentan cargos.