Una corte de apelaciones de Guatemala redujo las sentencias a dos militares declarados culpables del asesinato en 1998 del obispo católico Juan Gerardi.

La corte redujo el martes en 10 años las sentencias de 30 años dadas al capitán del ejército Byron Lima y su padre, el coronel retirado Byron Disrael Lima.

La corte también modificó sus condenas de asesinato a cómplices de asesinato.

El obispo Gerardi era el presidente de la oficina de derechos humanos de la Iglesia Católica guatemalteca cuando fue asesinado a golpes a la entrada de su casa en la parroquia el 26 de abril de 1998.

Dos días antes de su muerte, el obispo había dado a conocer un informe indicando que los militares y grupos paramilitares eran responsables por la mayoría de las 200 mil muertes y desapariciones durante los 36 años de conflicto armado en Guatemala.